Revolutionary Road 25 ene. 2009

Darse cuenta de que hemos dejado atrás todas las promesas hechas, de que ya no somos tan especiales, de que nos mimetizamos con las masas y que nos acabamos pareciendo a aquellos que un día no llegamos a comprender, a aquellos cuyas vidas nos parecieron vacías y sin sentido.
La juventud nos hace despreciar lo establecido y creemos ser distintos de aquellos que en algún momento también sintieron lo mismo que nosotros. Las ganas de descubrir cosas nuevas, de no quedarnos sólo con lo que ya conocemos, de pensar en el futuro sin arriesgar el presente, de no vivir lo que muchos han vivido, viven o vivirán.
Dar el paso es difícil, pero darse cuenta de las oportunidades perdidas es aún peor. Nunca los inicios han sido fáciles, y el esfuerzo no parece suficiente hasta que se torna en sufrimiento. Aún así, intentarlo vale la pena, y quedarse en el mismo punto cuando se desea un cambio nos puede llevar a rechazar todo aquello que hemos conseguido, desandar el camino andado, intentando desaparecer de ese mundo inventado que no es el nuestro.

Esta historia la podemos situar en nuestros días, en nuestro país o en un tiempo y una ciudad indefinidos. Es siempre la misma historia.

Todo esto me ha hecho pensar la última película que he ido a ver : "Revolutionary Road". Recomendable para aquellos que se encuentran en un cruce de caminos.

0 comentarios: