No vamos a ser menos que los pingüinos, ¿no? 27 ago. 2007


"Permíteme que te hable de los pingüinos, esas aves patosas que habitan a millones en la desierta Antártida. Cuando las crías de los pingüinos salen de sus huevos, los padres han de dejarlas solas para irse al mar en busca de comida. Esto plantea un grave problema, porque los pequeños pingüinos se encuentran cubiertos de un plumón tan ligero que resultaría insuficiente para mantenerlos vivos en las temperaturas extremadamente frías del Polo Sur. Entonces lo que hacen los pollos es quedarse todos juntos sobre sus islotes de hielo, miles de pingüinos recién nacidos apretujados los unos contra los otros para darse calor.Pero para los que se encuentran en la parte exterior del grupo no se congelen, los pollitos permanecen en constante movimiento rotatorio, de manera que ninguna cría tenga que permanecer en la intemperie más de unos segundos. De haber sido llevada a cabo por hombres y mujeres, esta ingeniosa artimaña colectiva se habría entendido como una muestra de la solidaridad humana; pero los pollos de los pingüinos, al contrario que nosotros, no entienden de palabras, y si se protegen los unos a los otros es porque así tienen más esperanzas de sobrevivir: es una generosidad dictada por la memoria genética, por la sabiduría brutal de las células. Lo que quiero decir con todo esto, es que lo que llamamos el Bien está ya presente en la entraña misma de las cosas, en los animales irracionales, en la materia ciega. El mundo no es sólo furor y violencia y caos, sino también esos pingüinos ordenados y fraternales. No hay que tener tanto miedo a la realidad, porque no es sólo terrible, sino también hermosa."


La Hija del Caníbal, Rosa Montero

La oveja negra 24 ago. 2007

El pasado 1 de Agosto fue el Día Nacional de Suiza. Esto se reflejó en un aumento sustancial de las banderas por las calles, la decoración patriótica y los mensajes políticos. Parece que las fiestas agudizan el sentido crítico. Durante esos días un cartel bastante polémico "decoró" algunas de las calles de Berna. Este es el cartel en cuestión:

Este cartel es parte de una nueva campaña del SVP (Schweizerische Volkspartei, el "Partido del Pueblo Suizo "). El SVP es un grupo político conservador y comparándolo con otros, definitivamente de derechas. El título del cartel es algo así como "Lograr seguridad". El trasfondo de esta campaña es el aumento de los delitos cometidos con extranjeros en Suiza. Los datos que muestra en su informe son alarmantes. O más bien, para alarmar. El porcentaje de extranjeros en Suiza está alrededor del 20,4%. Para que os hagáis una idea, en España ronda el 9%.
Desde mi punto de vista y con la experiencia de este año, Suiza es un país muy muy seguro. Nunca he tenido problema de ningún tipo. Cierto es, que en España, tampoco he tenido ningún problema. Los datos estadísticos a los que antes me refería, indican que más del 50% de los delitos contabilizados en el año 2005 fueron cometidos por extranjeros. Aunque ahora me surge una duda, si el grupo de estudio, es decir, los delitos cometidos, es bajo con respecto al total de la población, ¿es relevante el porcentaje de los delitos cometidos por parte de esta población?.
Supongamos que se han cometido dos asesinatos en el último año, si el 50% son cometidos por extranjeros, uno de ellos habría sido a manos de un extranjero y el otro, de un suizo.
Siempre pasa lo mismo con los valores estadísticos, podemos adaptarlos a nuestras necesidades. Como dice mi compañero de despacho: "Un país siempre será el mejor en algo, las estadísticas mienten".
A parte de la postura que se defiende en esta nueva campaña del SVP, lo que más me preocupa de esta situación es la imagen que dan estos carteles por las calles de las ciudades suizas. Quizás, si no sabes alemán, puedes pensar que es una campaña en contra de la importación de leche de oveja del extranjero para hacer queso suizo, pero en realidad es una de las representaciones más claras de xenofobia que he visto por aquí. Fijaros en los ojos asustados de las dos ovejitas blancas de la parte superior, y la sonrisa de satisfacción del animal que da la patada a la "oveja negra".
Por lo menos se han dignado a no poner en la parte derecha la bandera de la UE como fondo. Ese será otro tema del que espero tener tiempo para escribir antes de irme de aquí.

Six Feet Under o quizás un poquito más 20 ago. 2007

Y que pequeños nos sentimos cuando subimos a una montaña, cuando nos encontramos en medio de un océano, cuando la naturaleza se pone en nuestra contra. El pasado sábado me he sentido pequeña, muy pequeña. La razón, la visita a las entrañas del CERN. A aquellos que les fascinen temas como la antimateria, la creación del Universo o la física de partículas en general, tienen en el CERN un lugar digno de ser visitado. Todo en el CERN es extraño y atrayente al mismo tiempo. Antes de la visita no sabía muy bien que esperar: ¿sería una charla teórica sobre el lejano Big Bang? ¿Me regalarían un pequeño botecito con una gota de antimateria flotando en el centro? (Nota: esta es la imagen mental que tengo de la antimateria gracias a algunas novelas de ciencia ficción y películas apocalípticas).

Pues bien, una visita en el CERN consta de:

  • Una charla introductoria sobre su origen y los objetivos de investigación más importantes que se llevan a cabo dentro del centro. Son 40 minutos en los que términos como acelerador, colector, protón se repiten bastante. Incluso se permiten el lujo de hacer algún chiste sobre los premios Nobel.

  • Una película “promocional” de unos 10 minutos donde se muestran entre otras cosas como han ido evolucionando las instalaciones hasta llegar al nuevo acelerador de partículas que aunque tendría que haber sido inaugurado durante este año 2007, no será hasta el próximo 2008 cuando comenzarán a realizarse experimentos (problemas técnicos según parece).

  • Una visita a alguna de las instalaciones en las que se realizan (o realizarán) experimentos.

La mayor parte de las personas que nos acompañaban en el grupo de visita parecían estar muy metidos en el mundo de la física: profesores, estudiantes, investigadores...Creo éramos los únicos que estábamos allí porque sí, porque nos picaba la curiosidad de ver como era todo aquello.






El plato fuerte como os podéis imaginar fue la última parte de la visita. Las instalaciones que visitamos fueron las del nuevo acelerador de partículas que se está construyendo. Este acelerador lo podéis imaginar como dos circunferencias concéntricas de unos 27 Km. de diámetro con 4 cámaras en las cuales las dos circunferencia se cruzan (vale, con esta definición las dos circunferencias no serían realmente concéntricas, pero bueno, es para que os hagáis una idea). Pues bien en estos túneles que recorren el subsuelo de las afueras de Ginebra se “aceleran” protones y se hacen chocar en las cámaras, estos choques producen lo que podríamos definir como un mini-BigBang, es decir, se intentan generar todas aquellas partículas atómicas que se suponen que un día existieron en el universo pero que en estos momentos no podemos encontrar, es decir, partículas de existencia demostrable pero teórica. Estas cámaras son una especie de bobinas enormes (el que visitamos tiene unos 25 metros de altura), formados por sucesivas capas cada una encargada de detectar y medir un tipo específico de partículas. Impresionante.





Se supone que a partir del 2008 comenzarán los experimentos. Y a mi la verdad esto me deja un tanto inquieta. Siempre decimos que la naturaleza se toma la justicia por su mano, pues bien, si lo que intentamos reproducir es algo tan insospechado como el origen del “todo”, la curiosidad por saber que pasa si vamos un poco más allá podría hacer que todo se nos fuese de las manos. Sé que es tener demasiada imaginación, pero ya puestos a pensar, ¿os imagináis que sin querer crean algo así como un agujero negro en medio de Europa? Sombra, ya te has rayado.

El CERN no es sólo partículas invisibles. Allí también tienen su origen la archiconocida World Wide Web allá por el año 1989. En realidad no sólo son físicos los que trabajan en el CERN, las investigaciones en computación también son bastante importantes. Imaginad, los datos obtenidos de los experimentos deben ser almacenados en algún lugar para posteriormente ser tratados. Estamos hablando de cantidades impensables diariamente. Para ello han desarrollado multitud de proyectos de “Grid Computing”.


En definitiva, que el CERN no es sólo una visita obligada para aquellos interesados por la física, es recomendable para cualquiera que quiera quedar impresionado por la magnitud de la curiosidad humana. Hasta donde hemos llegado.

Y se acerca San Roque 13 ago. 2007

Este bendito mes no parece lo que realmente es.

Un mes de Agosto sin calorcito, sin vacaciones, sin fiestas en pueblos, sin largos viajes en coche, sin apartamentos alquilados.

De niña este mes lo solía pasar en el pueblo, cubierta de arañazos y moratones, cada uno con una historia que contar, cada uno prueba de la última “tontería” que nos había dado por pensar.

Mi hermano y yo pasábamos de la soledad de dos a la multitud, siempre rodeados por nuestros primos y por el resto de chavalería que atronaba la plaza de la iglesia. Con nuestras viejas bicis el radio de acción se ampliaba y nada quedaba demasiado lejos.
Las cosas han cambiado y en el pueblo no se escuchan tantos gritos y carreras como antes. Una pena no poder de nuevo abrir la ventana de la cocina para dejar entrar las voces de las tardes de verano.

Pero aún así me gusta volver a ese pequeño pueblo de Palencia.

Siempre te dicen que todo sigue igual por allí, que nada ha cambiado, pero aún con el tono de desencanto con el que se pronuncian estas palabras, me gusta pensar que quizás eso sea lo bueno, que la casa donde pasé mis veranos siga siendo la misma, que la imagen al mirar por la ventana no haya cambiado tanto, que de vez en cuando, aquellos niños que jugábamos al escondite en la plaza, volvamos a ese pequeño pueblo para pasear de nuevo en nuestras viejas bicis.

Con el agua al cuello 10 ago. 2007

Pues ya lo decía yo , que lo que estaba lloviendo estas últimas semanas no lo había visto yo en mi vida. Y al final pasa lo que pasa. Berna no ha sido una de las ciudades más afectadas, de hecho, sólo los vecinos de los barrios cercanos al río Aare han tenido problemas, pero en otras zonas de Suiza las consecuencias de las lluvias torrenciales han sido mucho mayores.
Y es que llueve sobre mojado.En el año 2005 las inundaciones también fueron el tema del verano en Suiza.